LA ENVIDIA

La verdadera envidia es imaginativa y se centra mucho en el envidiado que en el envidioso. Esta va por dentro porque es algo íntimo ya que "manifestarlo" sería como reconocerse inferior al envidiado o envidiada.