EL EGOISTA

Que nos tílden de “egoístas” es de lo peor que se nos pueda decir ya que lo asociamos con ser “mezquino”, “ruin” e incluso “mala persona”.

Hoy por hoy es imposible encontrar a alguien que no sea lo sea “entre comillas” ya que cuando decimos que alguien es egoísta por lo general es porque esa persona se ha comportado de manera que no nos beneficia o directamente nos perjudica tildando así de “egoístas” a todos aquellos que piensan más en sus necesidades que en las nuestras… a eso me refería con lo de entre comillas.

Debo aclarar que todo lo que se piensa acerca de las personas “egoístas” que si son muy narcisistas y que se aman por encima de todo, No es así, es todo lo contrario simplemente porque estas personas tienen mucha dificultad para amar a los demás por ende así mismas, suelen echar las culpas a los demás y también suelen víctimizarse. Si, se interesa por sí misma en algo o alguien suele ser lo que llamamos conveniencia “por algo” aparentando lo contrario. Por ende carecen de respeto e interés “real” por las necesidades de los demás y se relaciona con personas de las que puede parecer un gran amigo, principalmente por su utilidad y por los beneficios que pueda conseguir.

Es común el “Yo voy a lo mío, sólo me interesan mis objetivos“. Muchas personas egoístas no tienen motivaciones, simplemente campan a sus anchas sin demasiados miramientos a la hora de perseguir sus intereses sin importarles el perjuicio que pueden causar a su alrededor por tanto cuidado porque “La frontera del sano egoísmo protector y el recalcitrante, esta suele ser muy sutil“. Por lo que hay que saber que existe una notable diferencia entre el “egoísmo egocéntrico”, el “egoísmo consciente” y el “egoísmo altruista”.

Las personas egoístas suelen establecer relaciones instrumentales para cubrir sus necesidades empezando por la de compañía, no suelen tener en cuenta el componente emocional de las personas, pero si son muy listas siempre lo arreglarán haciéndolo pasar por un mal entendido. Puede que esta forma de actuación también se deba a su temor de implicarse tanto y salir dañadas, por lo que realmente huyen del amor real.

“Dime de que presumes y te diré de que careces..” dicho muy bien dicho que se puede aplicar en este sentido al egoista que es muy listo/a, ya que en realidad siempre da para recibir que es en si su mayor preocupación y aunque dan la apariencia de que no es así, siempre, terminan ante una crisis diciéndo: ” Porque yo esto, porque yo lo otro (di) y no me merezco esto, es decir aparca las emociones del otro para poner por encima las suyas, reclamando…. y muchas veces lo que no se merece”. ¿Entonces no que das sin esperar recibir nada? pues todo era falso y más aún si han sido descubiertos y por ende sus planes no salen como querían.

El Egoísmo es lo opuesto al Amor Propio ya que la persona que se ama a sí misma, está lejos de parecerse a la persona egoísta. 

Según Erich Fromm, quien fuera un destacado psicoanalista, psicólogo social y filósofo humanista de origen judío alemán, sostenía que: “El egoísmo y el amor a sí mismo, lejos de ser idénticos, son realmente opuestos. El individuo egoísta no se ama demasiado, sino muy poco; en realidad, se odia. Tal falta de cariño y cuidado por sí mismo, que no es sino la expresión de su falta de productividad, lo deja vacío y frustrado. Se siente necesariamente infeliz y ansiosamente preocupado por arrancar a la vida las satisfacciones que él se impide obtener”.

En la Neurociencia, el altruismo y la compasión presentan en el cerebro un sistema de circuitos vinculados a las áreas del placer y la gratificación: ayudar a los demás hace sentir muy bien. Igualmente, está demostrado que las emociones como el amor, la gratitud o la empatía alargan la vida. Siendo así, tanto el altruismo como el egoísmo (dos caras de la misma moneda) tienen que estar en equilibrio, por lo tanto es válido por lo menos decir que…. El único Egoísmo aceptable es el de “Procurar que todos estén bien, para estar uno mejor”.

El egoísta piensa en el propio bienestar (lo que cree que es) aunque ello implique algún perjuicio para otras personas y lo más curioso es que lo dice de forma reflexiva después de haberse victimizado. Y es que los comportamientos egoístas son un signo claro de la inmadurez, ya que una persona egoísta es alguien  que no ha crecido como persona porque si miramos bien, los comportamientos egoístas son típicos de la infancia. 

Etimológicamente, la palabra “egoísmo” procede del latín “ego”, que significa “yo” e “ismo” tendencia, predileccion. Lo cierto es que desde el punto de vista de la inmadurez, y más si se es una persona “egoísta” todo contenido de superación personal o de autoestima, o de ser más productivos o hasta de resiliencia para el egoísta el serlo o parecerlo no es malo sino necesario, cuidado. Esto es como enseñar estrategias de ventas a un profesional con ética y a otro con la carencia de la misma, el objetivo no es el mismo para cada uno de ellos, sin duda alguna.

Vemos también una incesante cantidad de contenidos impartidos para la superación personal y otros, que los entendidos no sólo por la experiencia sino por la ciencia catalogamos de contenidos absurdos que se divulgan y que zafiedad al decir que la ciencia lo confirma, que al caer en manos de cualquier persona, estos se confunden más o se engañan y no es culpa del que los hace (muchas veces) y muchos profesionales lo debemos tener en cuenta.

Como fuere, la constante que no deja de ser verdad: “Necesitamos pensar en nosotros mismos para sobrevivir física y emocionalmente que por más que nos cueste reconocer, todo lo que hacemos en la vida lo hacemos por nosotros mismos”. ¿El por qué nos emparejamos o decidimos ser padres? ¿El por qué cultivar tal o cual amistad? o ¿el porque tal trabajo o el por qué ayudar a los demás? al analizar estas motivaciones, detrás de nuestras decisiones y conductas, siempre encontraremos una ganancia grande o pequeña que justificará lo que hagamos, en función a nuestro nivel de conciencia, comprensión y estado de ánimo dicen unos expertos. Yo a nuestra madurez, este egoísmo “entre comillas” puede vivirse en 3 formas que son:

EL EGOÍSMO EGOCÉNTRICO, aquí el egoísta se empeña en hablarte de sí mismo cuando tu te mueres de ganas por hablarle de ti. Este tipo de egoísmo nos mueve a orientar nuestro comportamiento a saciar únicamente nuestro propio interés. Existiendo en tu vocabulario de forma rinbombante “yo”, “mi” o “mío” cegado por tus deseos, aspiraciones y expectativas, sin tener en cuenta la repercusión que las palabras y actos ocasionan sobre los demás. Paradójicamente, al esperar que el mundo gire alrededor de uno, tu existencia está marcada por una constante: la lucha, el conflicto y el sufrimiento. Es un egoísmo tirano, evita empatizar ya que tu ego ocupa tanto espacio que no hay sitio para el de los demás. Este tipo de egoísmo se nutre de nuestro lado oscuro, carencias, frustraciones y miedos. Son las armas con las que siempre se esta a la defensiva, contra nosotros mismos y, por ende, contra los demás. Este egoísmo es la raíz desde la que vamos construyendo una personalidad victimista y reactiva, siempre quejica y culpando siempre a algo o alguien externo a nosotros cada vez que algo no nos sale poniendo de manifiesto una permanente sensación de vacío e insatisfacción, que nos lleva a buscar de forma obsesiva medios de evasión y narcotización las 24 horas al día. Irónicamente, cuanto más egocéntrica es nuestra visión del mundo, más tachamos de egoístas a los demás.

EL EGOÍSMO CONSCIENTE, en el que señalas que nada puede hacerte felíz que tu mismo. Desde que nacemos muchos hemos ido perdiendo el contacto con nuestra esencia “ser” o “yo verdadero” (lugar en el que residen la felicidad, la paz interior y el amor), cualidades de nuestra auténtica naturaleza, no tienen ninguna causa externa sólo la conexión profunda con lo que verdaderamente somos, en la que se encuentra nuestra vocación, talentos, ese inmenso potencial que todos podemos brindar al servicio de una vida útil, creativa y con sentido. Eso sí, y es de lo que se trata cuando hay que reconectar con nuestro bienestar perdido, que necesitamos cultivar el denominado “egoísmo consciente” porque nos permite resolver nuestros conflictos internos por medio del autoconocimiento, por lo que para llevar un estilo de vida saludable es importante dedicarle un tiempo cada día a darnos lo que necesitamos para preservar nuestro equilibrio emocional. En este punto es cuando sentimos la necesidad de decir “no” a los demás, y hasta que no se aprende a ser felices por nosotros mismos, difícilmente podremos ser cómplices de la felicidad de los demás (familiar, pareja, social y laboral). Por medio de este egoísmo consciente sanamos nuestra autoestima y fortalecemos la confianza en nosotros mismos. Egoísmo bueno, pero dependiendo quien lo eche andar…. es decir si no hay la madurez, mmm

EL EGOÍSMO ALTRUISTA el que piensa que el amor beneficia más al que ama que al que es amado. Asi es como el egoísmo consciente es el puente que permite evolucionar del egoísmo egocéntrico al “egoísmo altruista” ya que al “reconectarnos con nuestra esencia” disponemos de todo lo que necesitamos para sentirnos completos, llenos y plenos por nosotros mismos. Sabemos que estamos en contacto con nuestro yo verdadero cuando independientemente de nuestras circunstancias externas, a nivel interno sentimos que todo está bien y que no nos falta de nada. También estamos en contacto con nuestra esencia cuando somos capaces de elegir nuestros pensamientos, actitudes y comportamientos, cosechando resultados emocionales satisfactorios de forma voluntaria. Cuando dejamos de perturbarnos a nosotros mismos, haciendo interpretaciones de la realidad mucho más sabias, neutras y objetivas. Cuando conseguimos ver el aprendizaje de todo cuanto nos sucede. Cuando experimentamos una profunda alegría y gratitud por estar vivos. Cuando confiamos en nosotros mismos y en la vida. Por medio de nuestra habilidad para aprender y evolucionar, tenemos la capacidad de poner nuestro propio interés al servicio del bien común de la sociedad. Un bien al mundo y que como resultado, eso nos haga bien emocional como económicamente. Este egoísmo altruista consiste en hacer algo que nos gusta hacer y que además reporta beneficios para otras personas.

El altruismo no es un acto moral, no es algo que se hace porque se tenga que hacer, tampoco es caridad ni se hace porque es de buenas personas. Se es altruista porque hacer el bien nos hace sentir bien, genera bien-estar. Por todo ello, es que se suele decir que el altruismo y el egoísmo son dos caras de la misma moneda pero si, es bueno saberlo diferenciar con madurez y saber hacer un uso adecuado del mismo.

Cundo se dice o se nos hace entender o entendemos al final que el egoísmo es clave para disfrutar más plenamente de nuestras relaciones hay que saberlo discernir porque es lo que hay, no obstante, no es la excusa que hoy el egoísta recalcitrante utiliza de escudo o por su falta de inmadurez se da por excusado.

El egoísmo te aporta unas experiencias y  el altruismo otras diferentes por ello te invito a experimentar, sentir observar y vivir situaciones en las que te posicionas ante la realidad desde esa visión que hasta hoy tienes para descubrir la alegría que está en la base de esos momentos.

El altruista descubre que recibe más de lo que da al compartir su vida con los demás. Aunque te suponga un esfuerzo hacer este cambio de planteamiento, puedes intentarlo, hazlo. El objetivo de limitar el egoísmo también es un proceso de aprendizaje como digo, ligado a la madurez emocional de quien toma conciencia de que crecer implica asumir esta mirada ante la realidad. La vida educa nuestro ego a través de su propia sabiduría porque rompe nuestras expectativas en muchos momentos.

La persona egoísta lo es en todos los aspectos de su vida ya que afecta a todo el ámbito de la personalidad y no es nada fácil descubrirlas ya que es una norma que dirige su comportamiento.  

Comportamientos que aparecen hasta en su forma de conducir un auto, en el tiempo de hacer una compra, y mucho más a la hora de mirar lo que está comprando y si es para pagar algo le da muchas vueltas, pero muchas… aruña hasta lo que ni debería porque esta claro, menos para el o ella. Cuando comen en familia, con amigos, cuando están con al mando de la televisión seleccionando un programa, y por lo general no dejan de hablar de sí mismas… no porque yo… o ahora en redes se pintan como lo mejor y el reconocimiento no por añaduría sino por necesidad ante pensamientos que ni profesan pero que son muy aceptados son infinitamente rebuscados con la intención de ser vistas… Y tendrán una respuesta si se sienten acorralados por quien les pise los talones, pero hasta en ello aún demuestran su egoísmo.

Vale reconocer que la educación recibida (en el hogar) tiene mucho que ver con el egoísmo personal ya que ha vivido en un ambiente que no les ha permitido aprender a confiar en los demás ni apoyarse en ellos y a ayudar y ser ayudado.

El egoísmo en la pareja, es muy negativa debido a que el egoísmo es precisamente lo contrario a la esencia de la vida conyugal que consiste básicamente en compartir, siendo capaz de negar su yo para que aparezca un nosotros. Hay quienes a los ojos de todos se entregan a su relación, pero lo hace y lo hará porque le necesita más que porque le ame, es su forma de acorralar y que la otra parte cuando quiera salirse de una relación asfixiante porque lo suelen hacer se lo piense o se sienta muy muy comprometido. Pero si por a o b llegara a su término se sacará la careta mostrando su egoísmo a flor de piel ya que a esta persona no le terminan, manifestando todo lo contrario al gran amor que decia sentir o tener.. Sin embargo ante otras personas por su propio bienestar y aprobación a su egoísmo se victimizará en donde el típico: porque a mí, no es igual si lo dijera alguien que no es egoísta.

En una relación, en compromiso o en pareja el egoísta solo piensa en su propio bienestar, exponiendo sus necesidades y victimizándose para ser validado.

Y en pareja lo más grave aún en el egoísmo es que este mismo sea compartido, es decir por los dos miembros de la pareja y ante esto lo previsible es que ambos terminen viviendo cada uno por su lado de espaldas del uno  al otro o a la larga buscándose el uno al otro por necesidad y utilitarismo ya que ambos son realmente egoístas y aunque no se lo expresen se conocen.

En pareja hay quienes se comprometen a una relación y no cumplen su papel como miembro de ella porque se centran en sus propias necesidades, en que ellos sean los únicos que se sienten amados y valorados en la relación sin importar como se siente la otra persona. Pasan muy por alto las cosas: eso es precisamente el egoísmo en la relación de pareja.

Puede que el egoísta sea tan egoísta que no quiera ni acepte ver lo evidente o entender que lo que está aqui descrito es a el mismo en parte o en su totalidad por ello

Características de una persona Egoísta

  • Las personas egoístas no son de demostrar sus debilidades y vulnerabilidades, siempre conseguirán una excusa.
  • Dan a entender en todo momento si muestran errores, que los tienen es porque son seres humanos….
  • No aceptan las críticas constructivas, se sienten atacados, siempre están a la defensiva.
  • Suelen ser personas muy irónicas, más para defenderse
  • Consideran que se merecen todo
  • Son muy resentidos
  • Son poco inconstantes en sus objetivos.
  • Suelen pedir mucho ser valorados o que se les reconozca como a otras personas o justificándose de no ser como otras personas.
  • Llegan a pensar que el éxito estará siempre a su lado porque sí, quejándose y buscando temas mayores que les justifiquen en no lograrlo
  • No escuchan y evitan escuchar a los que estén en desacuerdo con ellos.
  • De alguna manera a todos aquellos que sean maduros e inteligentes de su entorno capaces de escuchar y respetar las opiniones ajenas son sus enemigos.. Pero si te aceptan es porque hay algo más que los une.
  • Ellos son los que siempre deciden “equivocadamente” a quien escuchar o de quien aprender según sus intereses o necesidades
  • Critican mucho a espaldas de los demás, en el fondo por no tener razón.
  • Hablan de los demás de lejos o a la distancia para que la realidad no estropee su idea de lo que tienen o la imagen que venden.
  • Necesitan creer mucho las excusas, sus ideas porque no tienen la suficiente fuerza moral para formarse.
  • Tienen mucho miedo de perder lo que ellos mismos se han creado
  • Agrandan sus logros y aman a quienes los agrandan más (aunque sea en ese momento)
  • No tienen humildad una característica muy notoria ya que siempre se ponen de centro, porque yo, gracias a mi, etc.
  • Suelen adjudicarse muchas responsabilidades cuando han tenido resultados exitosos pero cuando no buscarán la típica salida de emergencia.
  • Con ellos se puede contar para todo siempre y cuando lo que tu tengas va en favor de ellos sino, pues nada
  • Los retos difíciles y desafiantes no están hechos para ellos a no ser que sea parte de su gran propósito el centro de su egoísmo.
  • Temen exponerse de ahi que no consideran el fracaso, eso si, nunca dudan de criticar de forma dura y severa cuando otros no lo consiguen, son los primeros en decir lo veía venir…
  • No tienen tolerancia a las frustraciones y en su soledad sufren de ansiedad ante las dudas.
  • No hay que extrañarse de descubrir EGOISTAS en áreas altruistas, o lo que es peor estar en estas áreas no te libran asi te escondas en las mismas.

RECOMENDACIONES

Aunque es muy cómodo señalar el egoísmo en la vida de los demás, crecemos como personas cuando identificamos comportamientos egoístas en nosotros mismos.

Queda claro que la sociedad actual alimenta el individualismo en muchos aspectos, pero no debemos terminar encerrados en nosotros mismos y en las dimensiones enormes de nuestro ego por ello para vencer el egoísmo, debemos descubrir que lo somos y para es preciso que a la hora de querer descubrirlo si se es o no egoísta no compararse con nadie (que siempre lo haces) los que tienen pareja lo hacen especialmente con ellos, pues de esta forma en lugar de descubrir nuestra forma egoísta de ser lo que haremos será justificar nuestro propio egoísmo.

Escuchar y aprender de las demás opiniones es una buena oportunidad de ampliar los horizontes y crecer. Escuchar del que habla claro, con objetividad, sin intereses hacia tu persona porque que debes aprender a seleccionar con lo que quieres quedarte pero no dejes de escuchar, no ignores porque temes oir las verdades y mucho menos le vuelvas la espalda al mundo. Cuando el entorno más cercano tuyo tropiezan de forma habitual con ese ego tuyo especial, y puede que alguno te lo digo, y te plantee esa insatisfacción ante ese rasgo tuyo que observan en tantos momentos, recuerda que tal vez sería conveniente que intentes atender esas palabras para analizar qué hay de verdad en ellas.

Si tenemos una pareja hay que ser capaces de reconocer ante nuestras parejas el propio egoísmo solicitando ayuda para vencerlo. En las relaciones de pareja el desequilibrio entre egoísmo y altruismo es mucho más pernicioso. Si uno de los dos siempre es el generoso y el otro el que se sale con la suya (y lo suele decir) hay desequilibrio por ende problemas relacionales o psicosomáticos. Recordemos que el altruismo en la pareja se rige por la máxima “tu felicidad repercute en la mía” por lo tanto lo recomendable es:

  • Por cada crítica aplicar varias frases positivas para generar equilibrio y parejas felices
  • Compartir los intereses pero alternando los de uno y los del otro. Todos felices.
  • Observar a la pareja para valorarle lo que hace bien. Por lo tanto en una discusión recordarle siempre lo que reconoces y si el esta de “bajón” recordarle lo bueno que es.
  • Caminar el uno al lado del otro, si uno a cometido un desliz o error o equivocación irrelevante consolarle que regañarle, y si es algo relevante hacerlo saber y si le amas cortar por lo sano para el o ella o deja un espacio de tiempo. Aunque si la otra parte es egoísta recalcitrante no te oirá, a la larga no valorará tu esfuerzo… pero no lo dejes de intentar.

Y si no tienes pareja, ser lo suficientemente capaz de pedir ayuda profesional porque de otra forma no será… Si eres capaz de dar estos pasos en cualesquiera sea tu situación este será a su vez el primer gran paso para remediarlo porque removería a los demás, el mejor amigo amiga, la familia, o la pareja de mover y examinar su propia conducta, si fuera posible su propio comportamiento. Pero si sabiendo que lo eres, a quien se lo confiesas te evade o te hace creer que son cosas tuyas cuando no… y te conforma y te sientes aliviada y te hace desistir de decirlo a la persona válida… Seguirás y más inflada pero prevenido, no te detengas que quien te ame y te diga te quiero como eres, no te hace un favor no es tu amigo es alguien como tu, recuerda que lo hay compartido. A la larga podrás conseguir lo que buscas y será efímero.

Hay que asumir o aprender a asumir que el que alguien te quiera no significa que deba agradarte constantemente. Todos y cada uno tienen sus propias dificultades, expectativas, sueños, proyectos e ilusiones. No cuelgues en los demás tu responsabilidad para hacerte cargo de aquello que puedes hacer por ti mismo.

Para el budismo el egoísmo es el resultado de un aferramiento excesivo al Yo/Ego. El Yo sería nuestra identidad, lo que somos desde que nacemos hasta el hoy por lo que cuanto más identificados nos sintamos con este Yo, tendremos una actitud más egoísta porque sólo actuaremos buscando siempre aquello que nos beneficia sólo a nosotros. Pero si aceptamos que todo “cambia” nos desapegaremos del Yo y el mundo dejará de girar en torno nuestro. Los que más aferrados están al yo son quienes más presentan conductas más egoístas y los que menos toleren los cambios.

En todo caso, pon en práctica para superar al egoísmo lo siguiente:

  • LA EMPATÍA, porque nos ayuda a comprender lo que los demás piensan y sienten, es ponerse en los zapatos del otro e imaginarte como te sentirías en su lugar. Aprende a tener esa capacidad en vez de pensar solo en ti. Nos ayudará a contactar y nos indica los límites que no podemos sobrepasar como hacer críticas a todas horas, meter miedo a los demás con ¡ten cuidado!, hablar sin filtro los problemas a amigos desesperados etc.
  • EL AGRADECIMIENTO, es apreciar las acciones ajenas. Es un ejercicio que produce cambios positivos y disminuye los síntomas depresivos Estar todo el tiempo pensando en uno mismo empobrece, más aún, si crees que haces mucho y recibes poco. 
  • EL ALTRUISMO no es hacer todo el tiempo lo que los demás esperan de uno, sino de conductas de ayuda DESINTERESADA… esas que no esperan un rédito, ni siquiera la aprobación de los demás… Dar algo de forma anónima, compartir lo que nos gusta del otro, hacer actos amables porque sí, la vida siempre nos ofrece posibilidades para ser más considerado.
  • EL SABER COMPARTIR, que o es lo mismo que el ir y compartir lo bien que estas sin filtros o callarte o evitar al que esta mal porque tu estas bien y no quieres sentirte opacado. El saber compartir consiste en hacerlo con alegría y saber llegar a ese corazón de pronto porque esta mal o herido o malhumorado u hostil, es acercarte con estrategia y elevarle el ánimo, hacerlo tu cómplice, hacerle participe de lo que le compartes en medio puede de sus neblinas… Si bien la alegría de uno puede ser contagiosa más no la puede sentir el otro tal cual la sientes tú, al menos regala un poco de esa chispa con generosidad.

Hay que tomar conciencia de las dimensiones de esta realidad a través de sus efectos, es decir a partir de las consecuencias que estos comportamientos egoístas producen en las relaciones: en forma de soledad, dificultades de comunicación, discusiones o distanciamiento por parte de los demás. Asumir las consecuencias en el plano de las relaciones personales por culpa de tu egoísmo es asumir tu responsabilidad en el transcurso de los hechos, no culpando por ello a los otros por romper tus expectativas.

EN RESUMEN

La persona egoísta es diferente de quien adopta un estilo de vida centrado en la generosidad como un principio de la existencia ya que para este la felicidad está en dar y compartir mientras que para el egoista esta en recibir y satisfacer sus propias necesidades. Sin que eso signifique experimentar alegría y satisfacción constante a partir de este punto de vista puesto que el egoísta cae en un individualismo que le aleja de los demás. Cuidado que el egoísmo se refuerza a través del ego y la vanidad y este ego ofrece una visión subjetiva, distorsionada y parcial de la realidad.

Las personas egoístas tiene apego a lo material y le cuesta desprenderse de aquello que tiene, centrándose más en la carencia de lo que le falta que en la gratitud de aquello que tiene de ahí que su mentalidad es querer más, muy diferente del que cosecha triunfos debido a sus recursos. Además al egoísta le acompaña su falta de empatía, no obstante, también existen cuestiones que deben negociarse a través de acuerdos en el ámbito de la pareja, la amistad, la familia o el trabajo. La persona egoísta tiene dificultades para ponerse en el lugar de los demás porque siempre espera que los demás cedan y actúen como el quiere por lo que muestra actitudes de soberbia.

Psicológicamente uno de los efectos en el egoísta es que se posiciona ante los demás dando más valor y significado a sus necesidades que a las de los otros lo que le lleva a presuponer las cosas, a exigir como si tuviese el derecho de hacerlo. Razón por la que se enfada cuando los demás le dan una respuesta negativa. Y por si fuera poco, es poco generoso con su tiempo para con los demás a no ser que porque sea para el algo útil.

Hasta aquí, hemos podido apreciar que en realidad la forma en que se trata así mismo una persona egoísta no refuerza para nada de forma positiva su autoestima por lo que es vital educar al ego para acercarse a lo que se denomina como “egoísmo sano”, que es el de pensar en ti sin que eso cree un muro entre tú y los demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s