LA IMPORTANCIA DEL ARTE DEL SABER ESCUCHAR

Todos estamos de acuerdo en que ser escuchados y escuchar es muy importante, sin embargo…. realmente ¿Cuántos de nosotros lo sabemos hacer?  

Hablar es una necesidad…….. escuchar es un arte Goethe

“Escuchar, no es oír, es interpretar lo que el otro dice”, si bien cada uno interpretamos desde nuestro marco de referencia particular (creencias, emociones, experiencias, valores, niveles culturales…), es importante saber y asumir que siempre va a existir esta brecha interpretativa entre lo que uno dice y el otro interpreta por lo que es importante tomar conciencia de esto y es por consecuencia el primer paso para adiestrarnos en la escucha ya que al hacerlo de verdad y con calidad y respeto asumiremos que somos responsables no solo de lo que decimos, sino también de verificar lo que ha escuchado el receptor. A lo que atribuyo aquello de Soy responsable de lo que digo no de lo que comprendas en el sentido de que, mi contenido es verdadero y sin ningún sentido de escopeta de doble cañón por lo que siempre hay tener en cuenta aquella brecha. No obstante existen personas necias que generalmente por egoísmo buscan ser escuchadas y son las que no saben escuchar y se escudan en ello para si, siendo estas las primeras en tener muy arraigado el marco de referencia volcándolo tal vez al que realmente si sabe escuchar por alguna emoción llámese egoismos o envidias de no poder hacer lo que el otro y se denota por comulgar siempre con ruedas de molino, o decir lo que dicen los demás….

Daniel Goleman, Psicólogo, Periodista y Escritor estadounidense.

Daniel Goleman, el de la Inteligencia Emocional, identifica EL ARTE DE SABER ESCUCHAR como una de las principales habilidades de las personas con altos niveles de inteligencia emocional. Es más lo considera entre las aptitudes positivas e inteligentes como la primera aptitud para determinar el manejo de las relaciones, porque posibilita comprender a los demás en relación a percibir sentimientos y perspectivas ajenas e interesarse activamente por sus preocupaciones.

Además Goleman, afirma que las personas dotadas para esta aptitud siempre:

  • Están atentas a las pistas emocionales de los demás
  • Muestran sensibilidad por los puntos de vista de otros y los comprenden de las necesidades y sentimientos de los demás.
  • Brindan ayuda basada en la comprensión de las necesidades y sentimientos de los demás.
Plutarco, historiador, biógrafo y filósofo moralista.

Plutarco, historiador griego, tras serle concedida la ciudadanía romana como Lucio Mestrio Plutarco dijo: “Para saber hablar es preciso saber escuchar”. por lo tanto más allá de una habilidad que puede ser desarrollada, ESCUCHAR es una ACTITUD que se consigue a través de la disposición real por comprender al otro, con total apertura y sin la intensión de cambiar, cuestionar o criticar el sentir u opinión de nuestro interlocutor.

La mayoría creemos que sabemos escuchar, mientras lo que sucede es que cuando alguien nos habla, nuestra atención se encuentra en cualquier parte menos en lo que nos está diciendo la otra persona, estamos más al pendiente de lo que vamos a responder, de cómo se ve el otro, de lo que nos sucedió por la mañana o lo que tenemos que hacer más tarde, hay quienes incluso dicen estar escuchando cuando su atención está centrado en su teléfono móvil o celular. El ruido mental no nos permite estar presentes y empobrece la comunicación porque el mensaje pierde su sentido, convirtiendo el encuentro en algo superficial, uni-direccional.

……………Saber escuchar es para mí, sin duda lo primordial en toda relación.               Es una prueba de todo y para todo de respeto, estima, consideración y amor hacia alguien.  El sólo hecho de escuchar puede lograr el desactivar un sufrimiento y muchas veces no sólo del interlocutor si no aveces de ambos.  El saber escuchar implica para la persona que lo necesita,  el estar SIEMPRE DISPONIBLE es decir “ON”  para él o ella. Saber escuchar es el darse el “tiempo” para esa persona,  el estar por esa persona.   Sabemos que el escuchar no es siempre una actitud natural ya que uno tiende más en centrarse en uno mismo o interpretar vagamente lo poco de lo mucho que se nos puede decir esto implica aceptar y comprender lo que se siente y manifiesta, analizando y observando lo que no se dice con las palabras es decir Escuchar sus silencios e interpretar su lenguaje no verbal y aunque la verdadera naturaleza del hombre es por encima de todo verbalizar sus sentimientos, juzgar y dar consejos.

Cuándo  toco puntualmente este tema digo al respecto que… la naturaleza nos dio con gran sabiduría dos orejas y una boca, justamente para escuchar más que hablar.

Saber escuchar implica un esfuerzo sobre sí mismo de interés, de concentración, de atención y sobre todo de mostrarse disponible verdaderamente para su interlocutor.logrando evitar el silencio pasivo aquel que aparece cuando no hay nada que decir, que hacer, o lo que es peor ese silencio que sin palabras dice basta ya, me quiero ir.

Aprender a escuchar, implica muchas cosas, que sólo oir las voces que nos rodean.

Una de las aptitudes más importantes de las que debemos gozar es justamente la de saber escuchar y no estar intentando todo el tiempo el de ser escuchados. Los que sabemos escuchar dejamos huella importante y valiosa. Escuchar con atención y entender cada palabra es el mejor regalo que se puede dar.

El arte de escuchar involucra al final una comunicación de doble vía, de ida y de vuelta en el que el diálogo fluya de manera auténtica, espontánea, no automática.

Existen varios niveles de escucha:

  • La escucha activa no sólo consiste en escuchar lo que el otro dice, sino en hacerle caso y comprenderlo. Es una escucha atenta, prestando atención y centrándonos en las palabras que se pronuncian, totalmente empática, escuchar con la intención de comprender y lograrlo.
  • La escucha espejo permite a la persona que sufre liberarse del dolor y el arrepentimiento.
  • La escucha resonancia consiste en poner por delante las declaraciones del otro conduciéndolo a profundizar su pensamiento, siempre siendo positivo sobre todos los temas abordado, todas las soluciones, sin interpretar sus declaraciones.

Si bien hablamos de escucha activa desde mi ventana os digo por lo tanto que “El arte de escuchar no es sólo ni debe ser una aptitud sino una actitud”

Escuchar tiene un impacto psicológico muy fuerte.  El objetivo cuando una persona se confía no es interrogarla o verla como una fuente de información planteándole preguntas, sino simplemente aportarle un oído atento, para hacerle verbalizar lo que siente, lo que tiene y así permitirte poco a poco aprender a escucharse a sí misma y hallarle su propio camino.  Escuchar es una aproximación centrada en la persona, y no en su problema.  Para saber ESCUCHAR hay que tratar de ponerse en los zapatos del otro pero sin sufrir con él y esto le servirá para mostrar a la otra persona que comprendes lo que dice y que puede confiar plenamente en ti.

La escucha se da desde diferentes posiciones, es decir como consejeros, como víctimas, como jueces.

Estrategias para aprender a ESCUCHAR:

  • Siéntete interesado en escuchar a la persona que tienes delante de ti. Recuerda que los gestos revelan nuestra disposición al diálogo. Es importante que mantengas una postura relajada, sin cruzar los brazos y con una expresión amable que transmita confianza.
  • Es importante que durante una conversación, además de prestar atención, observemos la forma en la que se expresa nuestro interlocutor, sus gestos porque nos da una idea de la emoción que lo embarga.
  • Guarda silencio mientras la otra parte hable, pero un silencio respetuoso y atento.  Si te es posible, mírale a los ojos, de esta manera sentirá que le atiendes y que te interesas por sus ideas o vivencias.  Evita interrumpirlo para opinar o criticarlo con ligereza. Espera hasta que haya finalizado para compartir con el, tus comentarios.
  • Hazle saber que no estás apurado y que tienes tiempo para escucharla. A veces solo hacen falta unos minutos para que la persona se exprese y recupere la tranquilidad o la claridad que le hacía falta.
  • Durante la conversación evita todo lo que pueda hacerte perder el hilo para que se este completamente involucrado es decir fuera móviles o celulares porque suelen ser elementos de gran distracción y como quieras o no hace sentir al otro menos importante.
  • En lugar de atender solo a las ideas que tienes en tu mente, practica escuchar a la otra persona, sin prejuicios y sin justificarte. Muéstrate interesado en conocer su punto de vista sin interrumpirla y sin corregirla. Cuando llegue tu momento de hablar, úsalo para decir lo que piensas o sientes, siempre de la mejor manera.
  • Evitar interrumpir para que se pueda entender el mensaje. A no ser que sea algo repetitivo o una discusión.
  • Saber escuchar implica saber hacer preguntas pertinentes durante la conversación.
  • Muéstrate interesado haciendo gestos afirmativos mientras te habla para mostrar que estas siguiendo la conversación o usando frases afirmativas como: “Entiendo como te sientes”,  ya que sirven para dar confianza y al mismo tiempo, muestran nuestro interés en su historia y  el deseo sincero de apoyarlos.
  • Cuando vayas a conversar con alguien y más si es un ser querido recuerda colocarte en su lugar para comprender mejor sus comentarios y evitar tomarlos de manera personal. Elige las palabras adecuadas para expresarte y evita usar la agresión velada para lastimarla y tener que justificarte más tarde esgrimiendo una malentendido de tu parte.
  • Mientras escuchas a la otra parte, para empezar, deja de pensar en que tus ideas, planteamientos o decisiones son mejores.  Concéntrate en el deseo de comprender que siente, como piensa, que sabe y que puede aportar a tu vida. Mostrarse abierto a los puntos de vista de los demás, no juzgar y mucho menos anticiparte a lo que la otra persona va a decir.
  • Recuerda cuando hablas, de vez en cuando detenerte para darle espacio a la otra persona de expresar sus ideas o hacer sus comentarios. Es parte del arte del saber escuchar.
  • Resumir la conversación, para ello asegurarse que la otra parte termino de hablar preguntándole: Ya terminaste?  Quieres decirme algo mas?  Y luego hacer un resumen de sus ideas para asegurar la claridad de la comunicación y tu comprensión de su historia. Además, así demuestras que te estas esforzándote por comprenderlo.
  • Evita dar consejos. Muchas veces, cuando la otra persona se siente escuchada, va encontrando por sí misma ideas que le ayudan. Otras veces, el solo hecho de poder expresar sus emociones o pensamientos en un espacio de confianza, le permite recuperar la claridad que le hacia falta.
  • Con la expresión corporal, muéstrale a la persona que sigues atentamente la conversación. De vez en cuando asentir con un movimiento de tu cara o repetir alguna frase o comentario le reafirmará tu interés en continuar escuchando.
  • Cuando la persona te lo pida, anímate a compartir tu punto de vista. Hazlo de forma respetuosa, recordando que una misma situación puede ser interpretada de manera distinta y que estas diferencias, en lugar de separarlos, pueden enriquecer la comunicación.

Beneficios de saber escuchar:

Aprender a escuchar implica estar abierto a recibir críticas, opiniones contrarias a las de uno, asumir que puede que no se sea experto en un tema, en definitiva entender que es un proceso de humildad para todos y más aún si somos líderes.

  • Escuchando se hacen amigos
  • Eleva la autoestima del que habla, da seguridad en uno/a mismo/a.
  • Escuchar reduce la tensión
  • Crea la confianza mutua aumentándola.
  • Favorece la calma
  • Escuchar ayuda a superar las diferencias de criterio
  • La comunicación y la interrelación se hacen más fluidas, respetuosas y agradables.
  • Permite al que escucha identificar intereses y sentimientos del que habla.
  • Escuchar a los demás estimula su cooperación
  • El saber escuchar genera respeto y confianza entre el que habla y el que oye.
  • Escuchar ayuda a otros a resolver su desafío
  • Escuchando se gana tiempo para pensar
  • Escuchar ayuda a tomar mejores decisiones
  • Reducción de potenciales conflictos o errores..
  • Genera productividad
  • Se aprende de los conocimientos y percepciones del otro.
  • Escuchando se aprende a trabajar mejor
  • Ampliación del marco de referencia, cultura e intereses del que escucha.
  • El que escucha con atención, proyecta una imagen de respeto e inteligencia (emocional).
  • Escuchar evita problemas
  • Escuchando se aprende
  • Escuchando se refuerza al que habla
  • Escuchando bien, se disfruta más

Actitudes que imposibilitan una buena escucha:

  • Falta de interés sobre el tema, que no es más que personas no interesadas porque en sí todos los temas son de interes.
  • Fijarse más en el exterior de lo que hay en un interlocutor descuidando el contenido en si.
  • Interrumpir al que habla y que necesita ser escuchado. (Entiéndase no una discusión, algo repetitivo)
  • Estar más atento a los detalles que en lo principal
  • Adaptarlo todo a una idea pre-concebida, y decir yo tambien lo pienso asi cuando no es así, eso se nota.
  • Mostrar una actitud corporal pasiva que parece que te oigo parece que te escucho que no es lo mismo… pero en realidad estoy dejando pasar el tiempo.
  • Crear o tolerar las distracciones… so pretexto equis. A no ser que desde el inicio de una conversación concertada se halla advertido de una eventualidad pero que aún asi le vas a atender o posponer la conversación. Si la otra parte acepta, esta aceptando inclusive una probable interrupción.
  • No querer escuchar lo que resulta difícil o inaceptable porque te toque en lo personal… excepto si es en toda regla un ataque frontal
  • Permitir que las emociones bloqueen el mensaje sean de enojo, ira, sufrimiento, envidia etc.
  • Estar pero no estar, ya que se esta pero pensando en otra cosa en lugar de concentrarse en quien habla o decir me tengo que ir…. lo siento.

En resúmen

“Saber escuchar no es lo mismo que escuchar”. Saber escuchar es un arte en si y que no lo alcanza cualquiera y mucho menos sin esfuerzo. En definitiva hay que estar dispuesto y sin egoismos, como de aquellos que te “escuchan” porque ellos son los que quieren ser escuchados y solo toman lo que les importa de ti, fingen saber escuchar pero no tienen ese arte, solo escuchan. Escuchar o saber escuchar muchas veces implica dejar lo que estamos haciendo para prestarle atención al que requiere ser escuchado, pero no por ponerte al dia en un chisme sino porque es algo imperante para el mismo y su desarrollo.

El que es escuchado se siente querido, arropado por lo tanto prestar atención al escuchar es mostrar respeto y un gran gesto de amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s