EL APEGO (Segunda Parte)

El Psicólogo John Bowlby (1907-1990) crea la teoría del apego en 1958, de ahi el nombre del Apego bowlby, que establece que el estado de seguridad, ansiedad o temor de un niño, es determinado en gran medida por la accesibilidad y capacidad de respuesta de su principal figura de afecto: padre o madre o persona con la que establece el vínculo). 
Según la teoría del apego un bebe nace con un conjunto de herramientas para producir respuestas en los padres como la succión, las sonrisas reflejas, el balbuceo, la necesidad de ser acunado, el llanto, herramientas que el bebe utiliza para vincularse con sus padres para mantener la proximidad con la figura de apego, resistirse a la separación, protestar si sucediese con muestras de ansiedad ante la separación y utilizar la figura de apego como base de seguridad desde la que explora el mundo, por eso es tan importante la figura del primer cuidador madre o padre o quien le tenga a cargo ya que el tipo de relación que establezcan será determinante en el estilo de apego que se desarrollará, no obstante otras figuras como los hermanos pasan a ocupa un lugar secundario pero complementario lo que le permite al niño establecer rangos en las figuras de apego.
Así mismo nos encontramos con los diferentes tipos de apego;
El apego seguro en el que hay expresiones de afecto verbales y físicas frecuentes por parte de los padres y responden a las necesidades y demandas del niño, le ofrecen mayor estimulación. El adulto se muestra consistente, estable y seguro. El niño crece confiando en sí mismo y en los demás, será más autónomo y tendrá mejores competencias sociales. En el dominio interpersonal, las personas seguras tienden a ser más cálidas, estables y con relaciones íntimas satisfactorias, y en el dominio intrapersonal, tienden a ser más positivas, integradas y con perspectivas coherentes de sí mismo.   ..
 
El apego inseguro es el que sucede cuando hay carencias por parte de los padres en lo que respecta al cuidado de sus hijos, haciendo del niño propensa a la ansiedad de separación y al temor de explorar al mundo.  Se desarrollan sin expectativas de confianza respecto al acceso y respuesta de sus padres debido a la inconsistencia en las habilidades emocionales y es evidente su fuerte deseo de intimidad a la vez de una sensación de inseguridad respecto a los demás. Puede ser de estos tipos:
  • El ambivalente, en el que el hijo tiene mal concepto de sí mismo y bien de los demás.
  • El evitativo, en el que el hijo confía en sí mismo pero no en los demás.
  • El desorganizado que se caracteriza porque el hijo tiene mal concepto tanto de sí mismo como de los demás.
Y estos grupos de apego tienen unas características diferenciales, por ejemplo en……
 
APEGO SEGURO → Exploran tranquilamente y de forma activa mientras están solos con la figura de apego (la madre). Hay ansiedad ante la separación y alivio con el reencuentro, son afectuosos y hay contacto físico cuando la madre regresa. Entonces se calman y siguen explorando lo que les rodea. Son sociables con los extraños mientras la madre está presente. Son niños cooperativos y las madres son receptivas y amables.
APEGO EVITATIVO → Hay poca ansiedad ante la separación con la madre y poco interés en el reencuentro. Sí lloran cuando están solos (pero no si hay un extraño). Aceptan que les reconforten los extraños aunque también pueden ignorarlos, pero suelen ser muy sociables con ellos. Este apego aparece ante madres lentas en respuesta a las necesidades del niño y frías (hay poco contacto afectivo).
APEGO AMBIVALENTE → Los bebes tratan de mantenerse cerca de la figura de apego mientras está presente y exploran muy poco. Hay ansiedad ante la separación (e incluso antes), se muestran muy dependientes de la madre cuando está, lloran cuando la madre no está y luego no logran calmarse ante el reencuentro, la madre no les consigue consolar, se muestran molestos por el abandono por lo que se mantienen cerca de la madre cuando esta regresa pero a la vez rechazan su contacto físico. Son extremadamente cautelosos con los extraños incluso estando presente la figura de apego. Son niños muy difíciles de tranquilizar. Este apego aparece ante madres quisquillosas, incoherentes o que miran en pro de su propia conveniencia (y no la del hijo).
APEGO DESORGANIZADO → Es una combinación de los patrones resistente y ambivalente. El reencuentro provoca reacciones extrañas y desorganizadas. Son niños con una elevada inseguridad. Pueden permanecer inmóviles por ejemplo o acercarse a la figura de apego para luego alejarse cuando esta se aproxima. Este apego es muy poco frecuente y se da ante madres intrusivas, insensibles o abusivas
Se ha podido determinar que la frecuencia de los tipos de apego encontrados en la edad adulta va en un 25% en los casos del Evitativo, en un 56% el No Seguro y en un 19% el Ambivalente, aumentando así los patrones de apego no seguro tal como se puede apreciar.
Ahora bien la crianza con apego o attachment parenting, frase acuñada por el famoso pediatra William Sears, que es una filosofía de la crianza basada en los principios de la teoría del apego y se presentan como prácticas de crianza que dan lugar a una vínculo seguro en la que los padres tratan de comprender las necesidades psicológicas de sus hijos, con la finalidad de no hacerse expectativas poco realistas de la conducta infantil. La disciplina para esta filosofía toma en cuenta la edad del niño para evitar la frustración que se produce cuando se esperan cosas más allá de la capacidad del pequeño. Disciplina significa orientar a los niños, mostrarles las consecuencias naturales de sus actos, la escucha, la modelización y descarta los medios punitivos como el cachete o el tiempo fuera.
El apego entre un bebé y su padre puede ser tan fuerte como el que se da ante una madre.
 
De nosotros depende como nuestro hijo vea el mundo cuando crezca y como se relacione con él.  Por ello eso que se piensa acerca de que porque es pequeño no “entiende” lo que ocurre a su alrededor…. lo cierto es que todo lo que hagamos en la crianza de un hijo (lo entienda o no el niño) le afectará en su futuro y por supuesto en su desarrollo personal.  Por todo esto debemos hoy por hoy prepararnos, ser dedicados, afectuosos, comprensivos, cálidos y cercanos como a su vez calmados y alegres para que tenga un apego seguro que le permitirá relacionarse fácilmente con su entorno social cuando crezca y a medida que esto sucede y se hacen mayores es importante combinar todo esto que he mencionado con unas rutinas diarias, con normas y límites establecidos y no caer en el error de lo que conocemos como SOBREPROTECCIÓN que es muy negativo ya que produce efectos nefastos sobre la autoestima, autonomía y confianza del niño@
 
Las separaciones familiares más o menos largas, las experiencias vitales que vivan los padres en un momento determinado, el difícil carácter de los adultos o del menor son una de las causas de que exista una falta de apego seguro.
 
Lo cierto es que El APEGO se ve influenciado por muchos factores aparte de la simple interacción madre e hijo (factor principal). en donde las características de la madre como su personalidad, experiencias, inteligencia, nivel de estudios etc influirán en como ella trate a su hijo, pero el temperamento del niño fácil o difícil o si llora mucho o poco, si tiene problemas para alimentarse, si no duerme…afectarán también, no solo a como el niño reaccione a la madre sino que la conducta de la madre será condicionada por este tipo de temperamento. Es más probable que haya problemas de apego o conductas más distantes ante niños con un temperamento difícil. Recordemos que el temperamento no es lo mismo que la personalidad ya que el temperamento es de base biológica y se da ya al nacer.
 
Ahora bien, el apego se desarrolla en 4 fases:
Fase 1 (del nacimiento a los 2 meses) en donde la respuesta social del niño es indiscriminada, acepta a todo aquel que le ofrezca comodidad.
Fase 2 (de los 2 a los 7 meses) en donde la respuesta social es discriminada es decir prefiere las personas de la familia pero no protesta si se van los padres. La fase 1 y 2 corresponden a un apego en construcción.
Fase 3 (de los 2 años y medio) aquí el Apego específico se entiende como: Dolor ante la separación y angustia ante las personas extrañas (aversión a la persona extraña que busca acercarse a él). Esta es la fase más estudiada.
Fase 4 (2 años y medio en adelante) Es la asociación enfocada a una meta, ya no se entristece ante la partida de algunos de sus progenitores y puede trabajar para conseguir metas compartidas. Las fases 3 y 4 corresponden al apego propiamente dicho.
La falta de apego antes de los 6 meses de edad no son graves pero a partir de los 6 meses y hasta los dos años (fase 3 de la construcción del apego) si pueden aparecer problemas. Las separaciones breves frecuentes son algo a lo que el niño debe acostumbrarse, pero una perdida de la figura de apego prolongada pueden tener efectos bastante severos en la personalidad del niño aunque no tienen porque en un principio significar una patología mental grave en la adultez, sin embargo hay situaciones como las adopciones o largos internamientos que suelen causar efectos a largo plazo en el niño.
 
A corto plazo: Estrés, agitación y depresión. Fases:
Fase de protesta: De una hora a una semana. El niño lucha por recuperar la figura (lloros, huidas, aferramiento a objetos…). Rechazo casi total de la ayuda que se le ofrece. Si se produce un reencuentro con la figura en esta fase el apego se acentúa y también se acentúa el rechazo a los extraños.
Fase de ambivalencia (o desesperación): Ambivalencia ante los nuevos tutores, el niño parece haber perdido la esperanza. Pueden aumentar las conductas regresivas y los síntomas sustitutivos. Si la figura de apego reaparece en esta fase puede ser recibida con aparente desinterés (u hostilidad) y esto tardará en vencerse tanto más como tiempo haya pasado.
Fase de adaptación (o desapego): El niño se interesa de nuevo por lo que le rodea. Se olvida de las figuras de apego originales y puede incluso establecer nuevos vínculos afectivos.
A largo plazo
En casos en los que el niño no se adapte a la situación y no establezca nuevas figuras de apego los efectos a largo plazo son bastante severos: retraso intelectual (más profundo en el lenguaje), problemas en las relaciones sociales e incluso mortalidad. 
Según el tipo de apego seguro o inseguro que establecemos con nuestros padres generamos distintas formas de relacionarnos con los demás y con nosotros mismos. Es por ello que se sabe que los patrones de apego de la infancia se reproducen en la vida adulta.  El vínculo seguro favorece el desarrollo de una mayor capacidad de afrontamiento al entorno, recursos para manejar situaciones de estrés  y utilizar estrategias de resolución  de conflicto flexibles y  sobre todo, capacidad de auto regulación emocional, sin embargo, el apego inseguro genera dificultades en la relación afectiva. Las personas seguras tienen mayor capacidad de dar y ofrecer en las relaciones. 

Los padres pueden construir un tipo de apego seguro siendo un espejo sano para sus hijos, transmitiendo que sienten lo que los hijos sienten, respondiendo ante sus  necesidades, enseñándoles a cuidarse, teniendo paciencia, estableciendo límites firmes, ofreciendo así protección y cuidado. En definitiva, estando lo suficientemente disponibles, pudiendo cubrir todas sus necesidades, regulando o equilibrando sus emociones y la de sus hijos y mirándoles siempre con amor.

Asi mismo confirmarles que si se puede transformar el apego inseguro por el apego seguro por medio de una terapia que ayuda a reparar lo que el apego inseguro en parte a destruido: la seguridad.  

Crecer con un apego sano, seguro para cuando se es adulto pueda auto regular sus propias emociones, saber cuidar de si, siendo protector, cariñoso, receptivo, sabiendo establecer sus propios límites. Recursos que se necesita para tener una base segura de apego y poder sentirme bien para funcionar en mi día a día, de un modo adecuado y sin sufrimiento. 

Anuncios

Un comentario en “EL APEGO (Segunda Parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s