EL ABANDONO PATERNO

Todos solemos hablar de la importancia de tener un padre al lado,sin embargo esta realidad se vuelve cruel cuando es latente su ausencia.

 

Ante la ausencia paterna, surgen niños que crecen desorientados por el desmoronamiento que suponen muchas cosas que ve, vive y siente.

padre

¿Pero es realmente la ausencia del padre un problema? Definitivamente si porque produce en su hijo o hija un vacío emocional inmenso.  Pudiendo afectar el desarrollo social y emocional de los niños a futuro.  Si bien hasta los 5 años hay cosas que no podemos recordar, en esta etapa es fundamental la asistencia del padre porque de algún modo el cerebro guarda información que va a replicar después, así no sea totalmente consciente.  El hijo o la hija que recibió atención, afecto, que no fue maltratado, a futuro puede ser un gran padre debido a que su cerebro recuerda buenos momentos y tiende a replicarlos.   Y es que los padres son modelos de los hijos y los recuerdos de los primeros años se guardan durante toda la vida, registrando lo que es una familia, los roles de los padres desde sus experiencias pero cuando hay ausencias no hay referentes.

 

El ABANDONO es una de las vivencias más duras que puede vivir un niño y que deja una lesión profunda en la seguridad de sus relaciones afectivas. Muchas veces tienen dificultades para poder confiar en el amor del otro y tienden a sentirse responsables de que su padre no esté presente, se culpabilizan a ellos mismos o a los papás.  Además de ser en el futuro inseguros, celosos, posesivps y a veces repiten el modelo de abandono.

images (2)

Queda demostrado que los vínculos afectivos sanos garantizan un desarrollo pleno, establecimiento de relaciones sanas, autoestima saludable, confianza en sí mismo y en los demás, por lo tanto un vínculo afectivo negativo entre padres e hijos generará comportamientos destructivos y angustias en ambos lados y si bien ahora hablamos de la ausencia paterna, de su abandono nos toca lidiar con algo totalmente indescriptible.

 

Cuando a un niño o niña o adolescente como adulto se le pregunta por su padre este siempre titubeara y bajará la mirada dejando claro con su actuación esa gran dificultad que tiene para contestar demostrando un vacío sentimental y dependiendo su personalidad su gran poder en la gestión de su inteligencia emocional para cubrir sus cicatrices.  Si bien hay diferentes tipos de abandono, aquí hablaremos del peor como es la ausencia impuesta por el mismo progenitor.

 

El dolor que da el abandono de un padre es inexplicable y muchas veces es dificil gestionar la realidad que algunos niños y niñas les ha tocado vivir y es que es muy difícil para ellos asumir que la persona que debería estar allí para tí, pues nunca esté, que haya elegido alejarse de ti, que haya elejido otras prioridades, otras personas, que simplemente no seas lo importante que deberías ser para el.  Si bien las situaciones emocionales traumáticas en cada etapa de la vida se dan de forma distinta como vemos lo que sucede en un niño que no asimila el abandono en donde muchas veces creen que son culpables ellos mismos de esto, cuando el abandono es en la edad de la adolescencia o adulta el hijo o hija lo ve como una traición.

 

En general la ausencia del padre, el abandono de un padre a un hijo o hija nunca será igual a la pérdida de un padre por muerte, aunque muchos pretendan verlo así.

 

Si bien es cierto que dependiendo el orden que tengamos dentro de nuestra familia, algunos familiares suelen tomar ese rol paternal con el niño o niña que sufre abandono y suele suceder que al asumir ese rol sintamos presión por el mismo rol asumido, por lo que se debe manejar con mucha ecuanimidad ciertas circunstancias. Si bien se suele decir que padre no es el que engendra sino el que te cria, y se crece con una persona que asumió ese rol estupendamente, en el fondo siempre se anhelará que lo haya hecho el progenitor.

 

Entre los muchos motivos por lo que se da el abandono de los hijos por parte de los padres es por parte de su propia cultura, su falta de educación, de los embarazos adolescentes y poco planeados, falta de madurez, falta de seguridad de si mismo que lo hace propenso en algunos casos a las manipulaciones de sus familiares superiores inmediatos.

 

El porcentaje de madres que crían a sus hijos sin sus padres es muy alto al que podemos decir incluso que aún vivimos en una sociedad en la que los hijos no se planean lo que implica que el oficio de la maternidad o paternidad sea improvisada por lo que en muchos casos se prefiera abandonar…

 

Cuidado, porque el abandono también es algo que se aprende de los padres que no se acercan, que son fríos y desinteresados, aquellos que viven su propio mundo, que solo miran por ellos y para ellos y no se comprometen.

“El abandono paterno, va más allá de lo económico, de su figura como el proveedor que no aporta dinero, el abandono empieza por un vínculo muy profundo que no se da, que no se mantiene o que no se desea mantener, que se escurre, que inventa, que miente, que siempre se esta excusando, que finge”

 

 

La figura paterna no se puede reemplazar del todo. Es recomendable que los niños tengan dos figuras que le muestren un modelo masculino y femenino. “No tiene que ser necesariamente el padre biológico, si bien el lazo sanguíneo es muy fuerte, no es suficiente. Lo más importante es la relación que se establece con las figura masculina.

 

Para reparar las secuelas del abandono, o para evitarlas, es necesario que el niño encuentre en la familia personas que le den seguridad, que los hagan sentir confiados y amados.  Las madres solas deben generar un vínculo que les dé la sensación de que hay otro que está a su lado y que está muy interesado en lo que le sucede, dejando claro que no se va a ir.

 

Criar niños responsables que no abandonen a sus hijos si deciden ser padres, es recomendable enseñarlos a ser autónomos ya que el sentido de la responsabilidad se va creando con rutinas de aseo, de higiene personal, con el hecho de ponerlos a cargo de sí mismos, de su alimentación… acorde a su edad.  Estableciendo vínculos fuertes emocionalmente si hay una persona que le dedica tiempo al niño y se crean espacios de unión familiar. También recomiendo que se les enseñe a relacionarse con los demás mostrando la importancia de cuidar y ayudar al otro.  A través del juego es posible enseñar los roles de mamá y papá, y una mascota también podría ser una buena opción para que los niños aprendan el sentido de responsabilidad, teniendo en cuenta que estas actividades son complementarias.  Es preciso dialogar, comunicarse, reflexionar con los hijos acerca de la importancia que implica ser padres para que puedan los hijos ya jovenes o adultos pensar en si quieren o pueden ser padres por decisión y no por accidente.  Cuidemos la forma de crianza que les demos prodigandoles siempre de mucho amor, porque el abandono paterno es una cicatriz que en muchos casos no llega a cerrar jamás.

 

Hay muchas formas de abandonar a un hijo……….. estas libre de culpa tú????

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s