¿Que és un psicólogo/a?

La psicología es una ciencia, una disciplina de conocimiento que se alimenta de la biología, medicina, química, las neurociencias, las ciencias sociales y hasta la mecánica cuántica enmarcado dentro de las ciencias de la salud y normatizado dentro de un marco legal exigente que estudia, de forma ordenada y siguiendo el método científico la conducta humana, entendiendo dentro de este concepto cuestiones relacionadas con el aprendizaje, procesos de pensamiento, emociones, comportamientos, tanto en su desarrollo normal como en los diferentes trastornos o problemas del pensamiento, de las emociones y del comportamiento. El Psicólogo profesional cualificado con formación universitaria formal en Psicología (Licenciado en Psicología) que dispone de modelos explicativos de la conducta normal y de los trastornos y de técnicas adecuadas para la evaluación, criterios para diagnóstico y establecimiento de las conductas problema y objetivos de tratamiento, así como de técnicas eficaces para la intervención en las diferentes problemáticas.  En algunos países para ejercer además de ser licenciado o graduado, es imprescindible estudiar Másters específicos que le habiliten para ejercer la psicoterapia

16998099_1624037380946023_4696889394795709625_n

El psicólogo escucha atento a su paciente o cliente y trabaja con él, sesión a sesión y no es un “confesor”, el tratamiento implica una actitud activa por parte del paciente o cliente, realizando entre sesiones las tareas para casa que el psicólogo va proponiendo, de lo que depende en gran medida, la evolución . favorable del tratamiento.  Un buen psicólogo da mucha importancia a la sistematicidad y a la actitud científica, ética y de desarrollo (formación continua e investigación) en el ejercicio profesional de la psicología clínica. Trabajando desde el modelo cognitivo-conductual, ampliamente contrastado y demostrada su eficacia en la literatura científica.  Además, de tener un estricto criterio y formación continua tanto para los criterios de calidad terapéutica de obligado cumplimiento con materiales y recursos, protocolos de intervención independientemente de la especialidad en concreto y orden manteniendo estrictamente la confidencialidad y la ética profesional,

Una evaluación completa del caso requiere entre 2 y 4 sesiones, según el caso, partiendo de una entrevista inicial en donde el paciente o cliente expone sus problemas libremente bajo determinadas preguntas concretas para aclarar y matizar diversas cuestiones, así como para establecer una aproximación al diagnóstico, realizando, además, el diagnóstico diferencial (es decir, puesto que varios trastornos se parecen a simple vista y pueden confundirse, se trata de perfilar los problemas concretos, desechando los diagnósticos para los que no se cumplen los criterios). En esa primera sesión se pasan algunos cuestionarios, se ofrece una primera explicación al paciente de lo que le ocurre y de cómo tratarlo y se empieza a intervenir en las cuestiones más urgentes y en aquellas en las que el paciente más fácilmente puede trabajar de primeras, para aliviar, ya desde el principio, algunos de los síntomas.

El tratamiento a seguir  según el caso puede ser semanal, aplicando técnicas necesarias en un orden determinado. En las sesiones clínicas se aplican y enseñan las diferentes técnicas psicológicas necesarias. Generalmente, una vez que las técnicas se dominan en la consulta, se recomienda al paciente o cliente llevarlas a cabo entre sesiones en casa, algo fundamental para el buen desarrollo y la eficacia del tratamiento.  Aplicadas todas las técnicas necesarias, se trabaja con la prevención de recaídas, se realiza la evaluación postratamiento y se prepara al paciente para el alta clínica, programando sesiones de seguimiento, al mes, a los tres meses, a los 6 meses y al año del alta. Estas sesiones de seguimiento son muy importantes por diversos motivos, en primer lugar, es una forma de que el paciente tenga la oportunidad de perfeccionar las técnicas y lleve su vida sin el apoyo semanal del psicólogo o la psicóloga que le ha tratado, de modo que puede comprobar su eficacia y los problemas que puedan surgir tras el alta (aunque generalmente ya no ocurren de modo clínico), cómo los afronta y qué necesita seguir practicando. Por su parte, el psicólogo, en las sesiones de seguimiento, se interesa por estas cuestiones, ayuda al paciente a resolver pequeños incidentes y le sigue animando a conservar una actitud de autonomía y aplicación de las técnicas aprendidas. Además, el paciente o cliente no siente así que de pronto, se le deja totalmente de la mano, pero, al mismo tiempo, se trata ya de una pequeña ayuda, cada vez más espaciada en el tiempo. El psicólogo o la psicóloga pueden así también comprobar la eficacia del tratamiento y el mantenimiento de los logros a lo largo de un tiempo amplio. 

No es fácil definir a un psicólogo, existen ramas y especializaciones complejas y distintas entre sí. 

El psicólogo a diferencia del psiquiatra no esta facultado para prescribir medicinas a sus pacientes, así trabajen conjuntamente para tratar a un mismo paciente, el psicólogo ejercerá psicoterapia u otro tipo de tratamiento que es como una medicina adecuado a las necesidades del caso.

Es preciso aclara que NO TODOS LOS PSICÓLOGOS SE DEDICAN AL TRATAMIENTO INDIVIDUAL y NO TODOS PUEDEN HACER TERAPIAS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s