LA IMPORTANCIA DEL SABER ESCUCHAR

 “Hablar es una necesidad…….. escuchar es un arte”.

Goethe,

maytte1

……………Saber escuchar es para mí, sin duda lo primordial en toda relación.               Es una prueba de todo y para todo de respeto, estima, consideración y amor hacia alguien.  El sólo hecho de escuchar puede lograr el desactivar un sufrimiento y muchas veces no sólo del interlocutor si no aveces de ambos.  El saber escuchar implica para la persona que lo necesita,  el estar SIEMPRE DISPONIBLE es decir “ON”  para él o ella. Saber escuchar es el darse el “tiempo” para esa persona,  el estar por esa persona.   Sabemos que el escuchar no es siempre una actitud natural ya que uno tiende más en centrarse en uno mismo o interpretar vagamente lo poco de lo mucho que se nos puede decir esto implica aceptar y comprender lo que se siente y manifiesta, analizando y observando lo que no se dice con las palabras es decir Escuchar sus silencios e interpretar su lenguaje no verbal y aunque la verdadera naturaleza del hombre es por encima de todo verbalizar sus sentimientos, juzgar y dar consejos.

 

Cuándo  toco puntualmente este tema digo al respecto que… la naturaleza nos dio con gran sabiduría dos orejas y una boca, justamente para escuchar más que hablar.

Saber escuchar implica un esfuerzo sobre sí mismo de interés, de concentración, de atención y sobre todo de mostrarse disponible verdaderamente para su interlocutor.logrando evitar el silencio pasivo aquel que aparece cuando no hay nada que decir, que hacer, o lo que es peor ese silencio que sin palabras dice basta ya, me quiero ir.

 

Existen varios niveles de escucha:

– La escucha activa no sólo consiste en escuchar lo que el otro dice, sino en hacerle caso y comprenderlo.
– La escucha espejo permite a la persona que sufre liberarse del dolor y el arrepentimiento.
– La escucha resonancia consiste en poner por delante las declaraciones del otro conduciéndolo a profundizar su pensamiento, siempre siendo positivo sobre todos los temas abordado, todas las soluciones, sin interpretar sus declaraciones.

Escuchar tiene un impacto psicológico muy fuerte.  El objetivo cuando una persona se confía no es interrogarla o verla como una fuente de información planteándole preguntas, sino simplemente aportarle un oído atento, para hacerle verbalizar lo que siente, lo que tiene y así permitirte poco a poco aprender a escucharse a sí misma y hallarle su propio camino.  Escuchar es una aproximación centrada en la persona, y no en su problema.  Para saber ESCUCHAR hay que tratar de ponerse en los zapatos del otro pero sin sufrir con él y esto le servirá para mostrar a la otra persona que comprendes lo que dice y que puede confiar plenamente en ti.
Estrategias para aprender a ESCUCHAR::

Siéntete interesado en escuchar a la persona que tienes delante de ti. Recuerda que los gestos revelan nuestra disposición al diálogo. Es importante que mantengas una postura relajada, sin cruzar los brazos y con una expresión amable que transmita confianza.

Hazle saber que no estás apurado y que tienes tiempo para escucharla. A veces solo hacen falta unos minutos para que la persona se exprese y recupere la tranquilidad o la claridad que le hacía falta.

En lugar de atender solo a las ideas que tienes en tu mente, practica escuchar a la otra persona, sin prejuicios y sin justificarte. Muéstrate interesado en conocer su punto de vista sin interrumpirla y sin corregirla. Cuando llegue tu momento de hablar, úsalo para decir lo que piensas o sientes, siempre de la mejor manera.

Cuando vayas a conversar con una persona querida, recuerda colocarte en su lugar para comprender mejor sus comentarios y evitar así tomarlos de una manera personal. Elige las palabras adecuadas para expresarte y evita usar la agresión velada para lastimarla y tener que justificarte más tarde esgrimiendo una malentendido de tu parte.

Evita dar consejos. Muchas veces, cuando la otra persona se siente escuchada, va encontrando por sí misma ideas que le ayudan. Otras veces, el solo hecho de poder expresar sus emociones o pensamientos en un espacio de confianza, le permite recuperar la claridad que le hacia falta.

Con la expresión corporal, muéstrale a la persona que sigues atentamente la conversación. De vez en cuando asentir con un movimiento de tu cara o repetir alguna frase o comentario le reafirmará tu interés en continuar escuchando.

Cuando la persona te lo pida, anímate a compartir tu punto de vista. Hazlo de forma respetuosa, recordando que una misma situación puede ser interpretada de manera distinta y que estas diferencias, en lugar de separarlos, pueden enriquecer la comunicación.

Anuncios

Un comentario en “LA IMPORTANCIA DEL SABER ESCUCHAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s